Costa Rica a reinventarse contra el tiempo tras abrupta renuncia de Matosas

Los jugadores de la selección de Costa Rica celebran este viernes una anotación ante el seleccionado de Uruguay, durante un partido amistoso en San José (Costa Rica). EFE/Jeffrey Arguedas

San José, 9 sep (EFE).- La selección de fútbol de Costa Rica deberá reinventarse a un mes de su debut en la Liga de Naciones y con poco tiempo para entrenar, luego de que el uruguayo Gustavo Matosas renunciara abruptamente al cargo de seleccionador la semana pasada, alegando aburrimiento.

La sorpresiva renuncia de Matosas a dos días del amistoso del pasado viernes ante Uruguay, dejó desconcertados a la afición y a los jugadores, como lo admitieron los capitanes Keylor Navas y Bryan Ruiz, y con escaso margen de maniobra a la Federación Costarricense de Fútbol que deberá correr en busca de un nuevo entrenador.

1. EL INÉDITO CASO MATOSAS

El entrenador uruguayo asumió el cargo en enero pasado con la misión de darle un giro al defensivo sistema de juego en el que Costa Rica había venido basando su juego durante la última década y que le dio frutos con la clasificación a Brasil 2014, al mando del colombiano Jorge Luis Pinto, y Rusia 2018, con el local Óscar Ramírez como timonel.

Matosas, con amplios credenciales como entrenador en la Liga mexicana, prometió un fútbol más ofensivo para la selección tica y una renovación generacional paulatina, pero en sus ocho meses en el cargo fue poco el avance mostrado en ambas aristas.

Con el uruguayo en el banquillo Costa Rica registró tres victorias (Nicaragua, Bermuda y Jamaica), un empate (México, que se impuso en penaltis) y cuatro derrotas (Estados Unidos, Haití, Perú y Guatemala), y la base de jugadores ha sido prácticamente la misma de Brasil 2014, con alguna que otra novedad como los jóvenes Allan Cruz y Randall Leal.

Matosas anunció que se acogía a la cláusula de rescisión de contrato de manera unilateral, y aunque reconoció que tenía una oferta en la Liga mexicana, aseguró que el principal motivo es que se sentía «aburrido» y como «de vacaciones», al tener tan pocos espacios de entrenamiento con los seleccionados.

Costa Rica enfrentó el partido ante Uruguay con el segundo asistente, el costarricense Douglas Sequeira, en el banquillo.

2. LA LIGA DE NACIONES, OPORTUNIDAD O TRAMPA

Costa Rica se quedó sin entrenador a un mes de debutar en la Liga de las Naciones, un torneo que en teoría, no debería suponer mayor inconveniente para los ticos en la primera fase, pues se enfrentarán a Haití y Curazao en el Grupo D.

Los ticos visitarán a Haití el 10 de octubre y recibirán a Curazao tres días después, y cerrarán la fase de grupos en noviembre como visitantes ante Curazao el día 14 y como locales frente a Haití el 17.

Estos partidos podrían significar una oportunidad para que el nuevo entrenador vaya implementando su idea futbolística, pero también podrían suponer una trampa, ya que históricamente Costa Rica ha tenido problemas con los equipos caribeños, especialmente como visitante.

Matosas descartó un amistoso para la segunda Fecha FIFA de septiembre de este martes, pues dijo que prefería utilizar el tiempo para afinar el equipo con miras a la Liga de las Naciones.

Tras el amistoso ante Uruguay y ante la ausencia de entrenador, la Federación Costarricense liberó a los jugadores para que regresaran a sus respectivos clubes. Tiempo perdido en la preparación para la Liga de las Naciones.

3. EL DILEMA ENTRE TÉCNICO NACIONAL O EXTRANJERO

Ahora la Federación deberá decidir pronto si apuesta por otro técnico extranjero o por alguno nacional, en medio de un debate en medios de comunicación y aficionados.

Los medios en general consideraron los argumentos de Matosas como una burla o un irrespeto y algún sector aboga por un entrenador local o uno extranjero que conozca al dedillo el fútbol costarricense.

El anhelo de muchos en e país es el regreso del colombiano Jorge Luis Pinto, actual entrenador del Millonarios de su país, con quien Costa Rica alcanzó los históricos cuartos de final en el Mundial de Brasil 2014.

De los cinco mundiales a los que ha asistido Costa Rica, en cuatro ha logrado la clasificación con un entrenador local. Pinto ha sido la excepción en 2014.

En el medio local han salido a relucir nombres de posibles candidatos como los exjugadores Rónald González, mundialista de Italia 90 y quien ha dirigido la selección en tres ocasiones durante pequeños periodos interinos; Paulo César Wanchope y Luis Marín, mundialistas de Corea del Sur y Japón 2002 y Alemania 2006, y exasistentes de Pinto.

La buena noticia para Costa Rica es que el nuevo formato de eliminatoria en la Concacaf rumbo a Catar 2022, que se basa en las posiciones del ránking de la FIFA, prácticamente ha asegurado la presencia tica en el hexagonal final que repartirá tres boletos y medio al Mundial.

Douglas Marín

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion