La demócrata Tlaib pide a Israel permiso para ver a su abuela tras el veto

EFE/ERIK S. LESSER

Jerusalén, 16 ago (EFE).- La congresista demócrata Rashida Tlaib ha pedido Israel permiso por motivos humanitarios para entrar al país rumbo al territorio palestino ocupado de Cisjordania para visitar a su abuela, después de que el gobierno le vetase la entrada junto a su colega Ilhan Omar por defender el boicot a Israel.

En una carta dirigida al ministro de Interior israelí, Arie Deri, y difundida este viernes por el digital Ynet Tlaib, hija de palestinos, solicita la entrada y se compromete a respetar las restricciones que se le impongan y a no promover el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones a Israel (BDS).

«Ministro Deri, me gustaría pedir la admisión a Israel para visitar a mis familiares, concretamente a mi abuela, que tiene más de noventa años y vive en Beit Ur Al Fouqa. Esta podría ser mi última oportunidad de verla. Respetaré cualquier restricción y no promoveré boicots contra Israel durante mi visita», escribió Tlaib en la breve misiva.

Deri y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, confirmaron ayer el veto a las dos congresistas demócratas, a pesar de que el mes pasado Israel aseguró que les permitiría entrar y tras haber recibido fuerte presión para rechazarlas del presidente estadounidense, Donald Trump.

La decisión se hizo pública poco después de que Trump emitiese un tuit en el que aseguraba que Israel «mostraría gran debilidad» si permitiese entrar a las congresistas, que han protagonizado fuertes encontronazos con la Administración republicana y a las que Trump acusa de «odiar a Israel».

Tanto Tlaib como Omar se han mostrado en repetidas ocasiones a favor del movimiento BDS, lo que legalmente permite al país vertarles la entrada en función de una ley aprobada en 2017.

Netanyahu aseguró que el itinerario detallado del viaje previsto por ambas dejaba claro que «el único propósito del viaje era dañar a Israel y aumentar la incitación contra» el país.

Entre otros ejemplos, explicó que las congresistas pusieron «como destino de su viaje Palestina, y no Israel», «no solicitaron encuentros con ningún oficial israelí ni del gobierno ni de la oposición» y la visita era financiada por la organización palestina Miftah que, según el jefe del gobierno israelí, «apoya el BDS y cuenta entre cuyos miembros con algunos que han expresado su apoyo al terrorismo contra Israel».

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) calificó el veto de «escandaloso acto de hostilidad contra el pueblo estadounidense y sus representantes» y señaló que «Israel, siendo la potencia ocupante ilegal en Palestina, no tiene derecho a imponer tal prohibición», ya que al hacerlo «usurpa el derecho del pueblo palestino a recibir visitantes en su tierra natal» y pretende «asegurarse de que sus violaciones permanezcan ocultas».