Un acusado admite en el juicio haber asesinado al periodista eslovaco Kuciak

EFE/EPA/JAKUB GAVLAK

Praga, 13 ene (EFE).- Un antiguo militar acusado del asesinato del periodista Jan Kuciak y su prometida en febrero de 2017, Miroslav Marcek, un crimen que sacudió la política y la sociedad de Eslovaquia, admitió hoy en el juicio todos los cargos de la fiscalía.

Aunque al principio negó estar involucrado, en abril de 2019, cuando ya se encontraba en prisión preventiva, Marcek admitió que fue él quien disparó contra Kuciak y Martina Kushinora, una confesión que ratificó un mes después.

Marcek, de 37 años, ha tratado desde entonces de aportar nuevas informaciones a los investigadores, como las armas utilizadas en el crimen, si bien no ha querido llegar a un acuerdo con la justicia para reducir su pena, algo que fue ofrecido a los sospechosos en diciembre pasado, durante las diligencias preliminares del juicio.

Además de Marcek, en el banquillo se sientan otros tres sospechosos: el expolicía Tomás Szabó, primo de Marcek, acusado también de ser otro de los autores materiales; Alena Zsuzsová, considerada intermediaria, y el empresario Marian Kocner, un controvertido hombre de negocios cuyos vínculos con el crimen organizado denunció Kuciak antes de ser asesinado y que se cree es quien encargó el crimen.

Zsuzsová y Szabó han mantenido hoy su inocencia, mientras que Kocner ha confesado uno de los cargos: comercio ilícito de armas, mientras que rechaza la alegación de estar involucrado en los asesinatos.

La vista oral del juicio por el asesinato del periodista eslovaco comenzó hoy en medio de una gran expectación en el Tribunal Especial de Pezinok, una ciudad a 20 kilómetros de Bratislava.

Los cuatro pueden ser condenados a cadena perpetua revisable, mientras que un quinto acusado ha confesado su implicación y, tras haber sido juzgado aparte, ha recibido una pena de prisión de quince años.

El mayor proceso judicial de la democracia eslovaca se produce a pocas semanas de los comicios legislativos, previstos para el 29 de febrero, y en los que el gobernante Partido Socialdemócrata (SMER) lidera las encuestas de intención de voto.

El SMER quedó en entredicho por su gestión de la crisis política desencadenada por la muerte de Kuciak, en la que muchos vieron connivencia con el crimen organizado y bloqueo de una investigación ágil y transparente.

Esa crisis de confianza llevó a la caída del poderoso primer ministro socialdemócrata Robert Fico, junto con su ministro de Interior y el jefe de la Policía, aunque la formación de izquierda con tintes populistas, que gobierna el país desde 2012, encabeza ahora de nuevo los sondeos previos a los comicios.

Kuciak, asesinado en su casa en febrero de 2017 a balazos junto a su novia, Martina Kushinova, estaba investigando vínculos de la mafia con altos cargos del Gobierno de eslovaquia, un país excomunista miembro de la Unión Europea desde 2004.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion