El tormentoso futuro de Dani Alves: más de un año para el juicio, tiene muy difícil salir bajo fianza y se enfrenta a una dura pena de prisión

Dani Alves lleva ya cinco noches en una prisión de Barcelona tras ser acusado de agredir sexualmente a una joven en la madrugada del 30 de diciembre en los baños de una discoteca de la Ciudad Condal y todos los indicios apuntan a que bien hará el brasileño en acostumbrarse a su nueva situación, pues su estancia en prisión parece que va a prolongarse durante un largo periodo de tiempo.
Este tipo de procesos como el que afronta el brasileño se alargan en el tiempo y, según apuntan varias juristas a 20minutos, el juicio tardará en salir –en el mejor de los casos– al menos un año. «Los procesos penales cuando son causa con preso, como en este caso, van con urgencia. Pero por muy urgente que vaya, puede tardar un año perfectamente como mínimo. Y eso que todas las causas en las que hay un preso, van rápidas, tienen prioridad, carácter urgente», explica Manuel Iglesias Prada, del despacho Estudio Jurídico Luchana 9. «Va para largo. Tiene dos fases. La primera es la instrucción, donde se determina el delito. Serán distintos jueces, los que instruyan y los que juzguen. No es un tema complejo, pero con mucha suerte para Alves, mínimo un año», añade otra fuente jurídica.
Los procesos penales cuando son causa con preso, como en este caso, van con urgencia. Pero por muy urgente que vaya, puede tardar un año perfectamente
Con el juicio a al menos un año vista de celebrarse, Dani Alves tratará de salir en libertad provisional bajo fianza, pero no lo tiene nada sencillo. «Riesgo de fuga, fuerte capacidad económica, no tiene vínculos con España y es de un país que no tiene acuerdo de extradición como Brasil», explica una fuente de la abogacía, que señala que el futbolista reúne todos los requisitos para que la jueza recele de dejarle salir de prisión ante el evidente riesgo de fuga.
«Si la declaración de la denunciante es persistente, consistente y verosímil, y viene corroborada por un parte médico y hay cámaras que acreditan que el acto sexual ha tenido lugar, hay una gran posibilidad de que el señor Alves no quede en libertad hasta la celebración del juicio oral», explica Juan Gonzalo Ospina, abogado penalista de expertos en delitos sexuales o penales de Ospina Abogados.
No descarta Juango Ospina una libertad con un domicilio y una fianza, pero cree que hay una posibilidad «bastante baja». «Con retirada de pasaporte y fianza importante, es posible. Pero aun así, es un ciudadano brasileño con un alto poder adquisitivo que si decide marcharse a otro país, puede eludir la acción de la justicia. Hay que ser muy prudente con esta posibilidad», afirma.
Eso sí, Manuel Iglesias añade la posibilidad de que la situación pueda cambiar con el paso del tiempo. Se puede modificar en cualquier momento. El abogado puede recurrir el auto en el que se acuerda la prisión. Ahora ha habido un cambio de abogado, que de presentar una prueba, un testigo, o incluso simplemente por el paso del tiempo se puede modificar la situación», explica justo en el día en el que Dani Alves ha añadido a un abogado a su defensa: el reputado letrado Cristóbal Martell, que ha defendido a personalidades como Jordi Pujol y su familia o a Leo Messi.
Si finalmente Alves es acusado de agresión sexual, se enfrentará a una dura pena de cárcel. «No sabemos si la obligo a hacer una felación, si hubo introducción de pene o manos… pero va a ser una acusación de agresión sexual. La pena de prisión puede ir desde 4 a 14 años, un arco muy grande», explica una fuente judicial. Más contundente –y preciso– se muestra Juan Gonzalo Ospina: «Pueden ser 12 años de prisión», dice como una primera impresión. «Es una agresión sexual en toda regla», dice Juango sobre la acusación. «Va de 4 a 12 años de prisión, pero se puede introducir incluso algún agravante y que sean 15», añade el letrado.
Eso sí, en lo que coinciden todas las fuentes consultadas es en que la nueva ‘Ley del solo sí es sí’ apenas va a tener incidencia en este caso. «Tendrá una pena idéntica», afirma Ospina. «Tampoco estamos hablando de una rebaja excesiva. Depende mucho del grado de violencia», asegura Manuel Iglesias, que cree que «estamos hablando de un año menos». Otra fuente jurídica añade que «es una ley totalmente carente de aplicabilidad en este asunto».
Los cambios de versión de Alves en sus declaraciones van a ser un punto en contra muy importante para el brasileño. «Es una muy mala estrategia de defensa. Los tribunales, aun siendo respetuosos con la presunción de inocencia, no van a darle fuerza de descargo a la declaración de Alves cuando ya ha manifestado varias veces algo diferente sobre lo que sucedió», explica Ospina. «Ha fulminado su propia declaración como elemento de descargo para contradecir la declaración de la denunciante, añade.
Los tribunales, aun siendo respetuosos con la presunción de inocencia, no van a darle fuerza de descargo a la declaración de Alves
La estrategia de la defensa debe ser ahora, considera Ospina, encontrar nuevos elementos. «Tiene que introducir elementos de descargo que demuestren que la denunciante no hace honor a la verdad. En testigos presenciales, porteros de seguridad, cámaras de vigilancia, los Mossos, el Samur, conversaciones o whatsapps de la denunciante con las amigas…»
Todo a ello para tratar de desmontar la versión de la denunciante, que parece sólida y consistente y que además aporta otras pruebas (cámaras, testigos, Mossos) que apuntan a que Dani Alves pasará a la sombra un largo periodo de tiempo.

El tormentoso futuro de Dani Alves: más de un año para el juicio, tiene muy difícil salir bajo fianza y se enfrenta a una dura pena de prisión

Dani Alves lleva ya cinco noches en una prisión de Barcelona tras ser acusado de agredir sexualmente a una joven en la madrugada del 30 de diciembre en los baños de una discoteca de la Ciudad Condal y todos los indicios apuntan a que bien hará el brasileño en acostumbrarse a su nueva situación, pues su estancia en prisión parece que va a prolongarse durante un largo periodo de tiempo. Este tipo de procesos como el que afronta el brasileño se alargan en el tiempo y, según apuntan varias juristas a 20minutos, el juicio tardará en salir –en el mejor de los casos– al menos un año. "Los procesos penales cuando son causa con preso, como en este caso, van con urgencia. Pero por muy urgente que vaya, puede tardar un año perfectamente como mínimo. Y eso que todas las causas en las que hay un preso, van rápidas, tienen prioridad, carácter urgente", explica Manuel Iglesias Prada, del despacho Estudio Jurídico Luchana 9. "Va para largo. Tiene dos fases. La primera es la instrucción, donde se determina el delito. Serán distintos jueces, los que instruyan y los que juzguen. No es un tema complejo, pero con mucha suerte para Alves, mínimo un año", añade otra fuente jurídica. Los procesos penales cuando son causa con preso, como en este caso, van con urgencia. Pero por muy urgente que vaya, puede tardar un año perfectamente Con el juicio a al menos un año vista de celebrarse, Dani Alves tratará de salir en libertad provisional bajo fianza, pero no lo tiene nada sencillo. "Riesgo de fuga, fuerte capacidad económica, no tiene vínculos con España y es de un país que no tiene acuerdo de extradición como Brasil", explica una fuente de la abogacía, que señala que el futbolista reúne todos los requisitos para que la jueza recele de dejarle salir de prisión ante el evidente riesgo de fuga. "Si la declaración de la denunciante es persistente, consistente y verosímil, y viene corroborada por un parte médico y hay cámaras que acreditan que el acto sexual ha tenido lugar, hay una gran posibilidad de que el señor Alves no quede en libertad hasta la celebración del juicio oral", explica Juan Gonzalo Ospina, abogado penalista de expertos en delitos sexuales o penales de Ospina Abogados. No descarta Juango Ospina una libertad con un domicilio y una fianza, pero cree que hay una posibilidad "bastante baja". "Con retirada de pasaporte y fianza importante, es posible. Pero aun así, es un ciudadano brasileño con un alto poder adquisitivo que si decide marcharse a otro país, puede eludir la acción de la justicia. Hay que ser muy prudente con esta posibilidad", afirma. Eso sí, Manuel Iglesias añade la posibilidad de que la situación pueda cambiar con el paso del tiempo. Se puede modificar en cualquier momento. El abogado puede recurrir el auto en el que se acuerda la prisión. Ahora ha habido un cambio de abogado, que de presentar una prueba, un testigo, o incluso simplemente por el paso del tiempo se puede modificar la situación", explica justo en el día en el que Dani Alves ha añadido a un abogado a su defensa: el reputado letrado Cristóbal Martell, que ha defendido a personalidades como Jordi Pujol y su familia o a Leo Messi. Si finalmente Alves es acusado de agresión sexual, se enfrentará a una dura pena de cárcel. "No sabemos si la obligo a hacer una felación, si hubo introducción de pene o manos... pero va a ser una acusación de agresión sexual. La pena de prisión puede ir desde 4 a 14 años, un arco muy grande", explica una fuente judicial. Más contundente –y preciso– se muestra Juan Gonzalo Ospina: "Pueden ser 12 años de prisión", dice como una primera impresión. "Es una agresión sexual en toda regla", dice Juango sobre la acusación. "Va de 4 a 12 años de prisión, pero se puede introducir incluso algún agravante y que sean 15", añade el letrado. Eso sí, en lo que coinciden todas las fuentes consultadas es en que la nueva ‘Ley del solo sí es sí’ apenas va a tener incidencia en este caso. "Tendrá una pena idéntica", afirma Ospina. "Tampoco estamos hablando de una rebaja excesiva. Depende mucho del grado de violencia", asegura Manuel Iglesias, que cree que "estamos hablando de un año menos". Otra fuente jurídica añade que «es una ley totalmente carente de aplicabilidad en este asunto». Los cambios de versión de Alves en sus declaraciones van a ser un punto en contra muy importante para el brasileño. "Es una muy mala estrategia de defensa. Los tribunales, aun siendo respetuosos con la presunción de inocencia, no van a darle fuerza de descargo a la declaración de Alves cuando ya ha manifestado varias veces algo diferente sobre lo que sucedió", explica Ospina. "Ha fulminado su propia declaración como elemento de descargo para contradecir la declaración de la denunciante, añade. Los tribunales, aun siendo respetuosos con la presunción de inocencia, no van a darle fuerza de descargo a la declaración de Alves La estrategia de la defensa debe ser ahora, considera Ospina, encontrar nuevos elementos. "Tiene que introducir elementos de descargo que demuestren que la denunciante no hace honor a la verdad. En testigos presenciales, porteros de seguridad, cámaras de vigilancia, los Mossos, el Samur, conversaciones o whatsapps de la denunciante con las amigas..." Todo a ello para tratar de desmontar la versión de la denunciante, que parece sólida y consistente y que además aporta otras pruebas (cámaras, testigos, Mossos) que apuntan a que Dani Alves pasará a la sombra un largo periodo de tiempo.

[#item_full_content]

Deja una respuesta